Transporte: el Gobierno puede ser parte de la solución

Transporte: el Gobierno puede ser parte de la solución

¿Alguna vez se pusieron a pensar de qué depende el sustento de una ciudad? En épocas difíciles como las que nos toca vivir, es común opinar, comparar modelos económicos, discutir sobre la distribución de riquezas, elaborar hipótesis propias o robadas, simples o complejas.

Pero acá va un dato concreto que es independiente de todas estas discusiones: son casi un millón los viajes en colectivo urbano que se realizan por día en la ciudad de Córdoba. Sí, no hay que releer: cerca de un millón de pasajes diarios.

¿Y por qué subrayo este dato? Porque está claro que no importa cuál sea nuestra realidad, el transporte público de pasajeros es clave para el desarrollo de las sociedades e impacta en la calidad de vida de la población.

Calidad de vida que se ve afectada, para bien o para mal, en el logro de objetivos primarios de quienes utilizan el transporte público con distintos fines: trabajar, estudiar, asistir a un centro de salud o, simplemente, ir a una juntada con amigos.

Y si es tan importante el transporte en la ciudad, ¿qué hacen las personas que toman las decisiones para planificar el trazado de rutas? ¿Existen controles para medir la eficiencia del servicio? ¿Se realizan estudios constantes que permitan entender las necesidades de movilidad de gente a lo largo del tiempo y plantear mejoras concretas?

Sí, seguramente hay herramientas. Seguramente se realizaron estudios. Pero ¿se monitorea la situación? ¿Se puede conocer la evolución del sistema, la eficiencia actual, las nuevas necesidades que tiene la gente?

Hace unos años, comencé un proyecto que hoy se conoce como MiAutobus, plataforma digital que resuelve el acceso a la información de transporte por parte de los pasajeros y recibe más de 350 mil consultas mensuales de personas que quieren llegar de un lugar a otro de la ciudad.

El proyecto, que comenzó como un trabajo de tesis, se convirtió en un desafío personal para mí y para quienes me acompañan en el equipo. ¿Por qué es un desafío personal? Tal vez se me pueda tildar de idealista, pero creo que a pesar de todas las trabas con que uno se encuentra en el camino y la falta de compromiso de algunos sectores, es posible generar acciones que impulsen a los líderes o dirigentes a tomar decisiones en pos de una mejora.

Hoy me toca conocer cada problema que existe en el transporte y también contar con datos clave que permitirían dar respuestas a estos problemas. Por ejemplo, los ochos días de paro en Córdoba imposibilitaron al 70% de nuestros usuarios realizar sus actividades habituales, y de forma parcial al 24% de ellos. La mitad de los afectados fueron personas de 25 a 40 años de edad, y en una encuesta de opinión, 87% de las personas nos indica que la Municipalidad tiene una responsabilidad alta en que esto haya sucedido.

Igualar las condiciones y oportunidades de las personas y lograr que aquellos que cuentan con menos recursos o no poseen un medio de movilidad propio puedan realizar sus actividades sin inconvenientes debe transformarse en una meta alcanzable para todos.

Fomentar el uso del transporte público debe ser uno de los objetivos principales del Estado, impulsando una sociedad más igualitaria, con menos contaminación ambiental y reduciendo el estrés con que se vive en una ciudad afectada por el tránsito constante de vehículos de menor porte.

JDM – CEO MiAutobus